La cocina de Frabisa: "Nadie puede decir que el pescado está caro porque hay para todos los bolsillos"

Entrevista La La cocí de Fabrisa. VAIDEPEIXE

Hoy entrevistamos a Isabel, autora de La Cocina de Frabisa, un blog donde nos demuestra que comer rico y a la vez saludable es mucho más fácil de lo que piensas. ¿Y de qué hablamos con ella?  De pescado, ¡por supuesto! Esto es lo que nos ha contado...

En tu blog propones menús semanales muy variados que incluyen bastantes platos de pescado...

La verdad es que viviendo en Galicia, si no comes pescado, mal vamos. A mí me encanta cocinar y me gusta animar a los más jóvenes a que cocinen más. Me preocupa pasear por el supermercado y ver que cada vez más hay más platos precocinados con el buen producto fresco que tenemos aquí. Si no tienes tiempo, el fin de semana cocinas un poco más y congelas, porque cocinar en casa es salud.

En Galicia tenemos mucha suerte porque hay una enorme variedad de pescados. Y hay de todos los precios. Nadie puede decir que el pescado está caro porque hay para todos los bolsillos.

¿Cuántas veces por semana comes pescado o marisco?

En mi casa comemos pescado más o menos cuatro días a la semana. Yo además tengo la suerte de que frente a mi casa hay una pescadería en la que a las siete y media de la mañana ya están descargando el pescado, así que cuando estoy tomando el café, llamo, pregunto lo que tiene, me lo preparan y antes de ir a trabajar, lo recojo y lo dejo en la nevera. Pero esto es un lujo que tengo, es una gran suerte. Pero de no ser así, aquí incluso en los supermercados hay una gran oferta de pescado.

En el fin de semana cuando tengo más tiempo quizás hago una caldeirada. Pero por la semana hago cosas más rápidas: cojo una lubina o una dorada y la hago al horno o a la plancha.

¿Qué consejo le darías a los más jóvenes para que pierdan el miedo a ir a la pescadería?

Hoy tenemos una herramienta muy importante que es internet. Puedes entrar en internet y consultar cómo reconocer el pescado fresco. Habitualmente a cualquier sitio que vayas, el pescado estará fresco.

Yo creo que se tienen que acostumbrar a comprar en un sitio de confianza. Los que trabajamos a veces compramos donde vivimos y otras muchas veces, donde trabajamos, porque al salir, ya aprovechar que está abierto y paras a comprar cerca de tu trabajo. Hay que buscar un sitio de confianza y no pensar que va a ser complicado cocinarlo después. Complicadas son las ecuaciones de segundo grado. En el día a día, lo peor que te puede pasar es que un plato no te quede bien, y la cocina es ensayo y error. Si hoy algo no te queda bien, la siguiente vez posiblemente te quede mejor, hay que insistir hasta conseguirlo.

El pescado para mí tiene una clave y es no pasarlo de cocción. Es mejor que quede un poquito crudo a que quede pasado, porque después se queda muy seco. Al pescado hay que darle apenas unos minutos, porque se hace muy rápido, tiene una carne muy blandita.

Hemos visto que te gusta hacer conservas, como la caballa en aceite de oliva o el bonito del norte en escabeche. De momento, no vamos a pedir a nuestros seguidores que se atrevan con ellas, ya que todavía se están iniciando en los fogones, pero si nos gustaría animarlos a que incluyan más conservas de productos del mar en su lista de la compra. ¿Nos recomendarías un kit básico para que tengan en su despensa?

Para mí, primero las sardinillas, porque son buenísimas. Recuerdo una vez que tuve anemia y me las recomendó el médico, porque tienen un alto porcentaje de hierro, entonces las tengo siempre. El bonito, por supuesto, en aceite de oliva o al natural. También mejillones y berberechos.

La verdad es que yo soy muy de conservas. Me parecen una forma estupenda de comer pescado. A lo mejor, de noche, que siempre nos da más pereza cocinar, aliñas un poco de lechuga y añades unos mejillones o unos berberechos, o un poco de bonito... y ya tienes una cena estupenda, muy sana y nutritiva. Y si a mediodía no comiste pescado, así lo tomas por la noche.

Por último, como compartes todas tus recetas en tu cuenta de Instagram. ¿Nos dirías algún truco para animar a que los más cocinillas puedan presumir de su creaciones en las redes?

Sobre todo tienen que tener luz. Y una presentación apetecible. Yo como con los ojos, incluso cuando elijo fruta, todo me tiene que parecer bonito. Si no, no me apetece comerlo. Entonces, extrapolo esto a las fotos.

La presentación en cocina es fundamental. Hoy en día todos hacemos fotos cuando vamos a comer fuera, estamos todos haciendo fotos con el móvil en los restaurantes. Pero si no tienen luz y no hay armonía, no te apetecen. También tienen que tener armonía de color. Hay veces que añadir un tomate cherry a la foto, pues le da vida al plato y eso lo hace más bonito. Pero en cuanto a gustos no hay nada escrito.