Pescado a la plancha y sin arrugas

Pescado a la plancha

¿Cuántas veces has escuchado que preparar los alimentos a la plancha es una de las mejores formas, que conserva las propiedades nutritivas y que además es sana y rápida? Todo esto es cierto,  pero resulta que cocinando de este modo a veces se nos pega el pescado, su carne se queda cruda, se nos parte… ¡Que no cunda el pánico! Es algo que nos ha pasado a todos, y por eso hoy te acercamos esos trucos que convertirán a la plancha en el gran aliado de tus menús saludables.

Cocinar a la plancha es cosa de poco esfuerzo y buen producto. Para que nadie ponga en duda tus habilidades culinarias, pide en la pescadería que te preparen el pescado fresco para hacer a la plancha. Ojo! el tamaño sí importa! Escoge piezas que no sean muy grandes o muy pequeñas. Las primeras podrían quedarse a medio hacer y, las segundas, se quedarán tiesas como un palo. Pide el pescado desescamado, pero con piel.

Cualquier pescado admite ser cocinado a la plancha, pero no todas las sartenes se llevan bien con él. Asegúrate de que la sartén tenga una buena capa antiadherente, que no esté rayada y que no tenga restos de comida. Si tu sartén es un desastre, más áspera que un papel de lija, te damos un truco de profesional: usa papel de horno en la base -lo encuentras en cualquier supermercado-.

PASO PREVIO: Antes de poner el producto en la plancha es recomendable que le quitemos el exceso de agua, una tarea en la que el papel de cocina es perfecto aliado.

COCINAR: Pon la sartén o plancha a calentar. No le añadas el aceite, hazlo directamente sobre el pescado. Cuando la sartén esté caliente, coloca la pieza con el lado de la piel sobre la plancha. Sabrás que es el momento de darle la vuelta cuando la parte superior va tomando un color blanquecino.

A TENER EN CUENTA: El fuego debe estar a temperatura media-alta, si te pasas se quemará por fuera y se quedará crudo por dentro -se masca la tragedia!-

RECOMENDACIÓN: dale la vuelta con cuidado con una paleta o espátula (no pinzas) para que no se desmenuce. Procura no rayar con ello la superficie de la plancha. 

IDEAS DE CHEFS COCINITAS:

-Si te animas, puedes preparar primero el pescado en una cocción de vapor y luego pasarlo por la plancha para dejarlo sellado. Para nota!

-Pon la sal justo antes o recién sacado de la sartén. Si sazonas antes de iniciar el cocinado es posible que el pescado se quede seco.

El pescado a la plancha es muy sabroso y tiene pocas calorías. Puedes acompañarlo con cualquier guarnición, desde unas patatas fritas o cocidas a un puré o cualquier hortaliza o verdura de temporada.