Productos del mar: ¿cuál es tu excusa para no consumirlos?

Cocinar pescado es fácil

Según un estudio de AECOC que analiza el perfil de la gente joven no consumidora de productos pesqueros, el 76% de los españoles de entre 20 y 35 años considera que debería comer más pescado, por lo menos dos veces a la semana, para mantener una alimentación más saludable. Entre las razones que el citado informe indica que frenan a la generación millennial ante el consumo de este tipo de productos se encuentran la falta de tiempo, debido a su acelerado ritmo de vida; su difícil elaboración y su precio.

Pero, ¿es preparar un plato de pescado un proceso tan largo y laborioso como dicen? ¿Los jóvenes lo descartan porque las otras opciones son realmente más baratas? ¿Cuánto hay de verdad en estos motivos para consumir productos del mar?

 “Cocinar pescado lleva mucho tiempo"

Limpiar escamas, sacar espinas... Parece que solo de pensar en cuánto puede llevar hacer un plato con pescado o marisco, la pereza invade a los millennials, que optan por alternativas que, aparentemente, implican un menor tiempo de preparación.

Pero todos aquellos que disfruten cocinando, deben saber que los productos del mar son, sin duda, uno de sus grandes aliados, siempre teniendo como objetivo ahorrar tiempo, pero sin renunciar a una dieta equilibrada. Con una sola visita a la pescadería, pueden llevar a casa ingredientes para preparar recetas como sopas o guisos de pescado y marisco que permiten hacer varias raciones cocinando una sola vez, para así congelar y contar siempre con una opción saludable disponible.

 “Cocinar pescado es muy complicado"

Existen hoy numerosas opciones que facilitan el consumo de los productos del mar sin pasar un día entero siguiendo arduas instrucciones entre los fogones. Entre ellas están los lomos de especies como merluza o bacalao, prácticamente listos para preparar en casa, o diferentes pescados que se venden al corte, que admiten varias elaboraciones sin un gran esfuerzo.

Teniendo el móvil en la mano casi permanentemente, con una búsqueda rápida en Google, cualquier millennial puede llegar a recetas que son rápidas y sencillas, incluso si solo tiene nociones básicas de cocina. En crudo, al vapor o marinado son algunas de las preparaciones más simples de productos del mar que dan lugar a platos sabrosos, tan apetecibles que cualquier foodie estará encantado de compartir con sus seguidores.

 “Los productos del mar son más caros"

Para una generación que cuenta con recursos limitados, el precio es fundamental a la hora de decidirse por los ingredientes de sus platos. Y en general. existe una percepción de que los productos del mar son más caros que otros alimentos. Emilia Cancer Minchot, miembro del área de nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, declaró en el último año que es verdad que hay alimento que pueden resultar caros, pero que "se puede ahorrar si se compran frutas de temporada, las verduras congeladas o los pescados ultracongelados". Por eso, cuando hablamos de consumir pescado y marisco, debemos tener en cuenta que, además de los frescos, existen alternativas que posibilitan una reducción en el precio de la cesta de la compra. Entre ellas se encuentran los congelados y las conservas, que además mantienen todas las propiedades nutricionales del producto.