Aperitivos con productos del mar

Aperitivos con produtos do mar

Como ser un auténtico foodie de aperitivo

Estás pensando en el próximo fin de semana y seguro que ya lo tienes todo programado. El sábado, antes de comer, toca un nuevo aperitivo virtual. Y si te preguntamos con qué lo vas a acompañar, ¿entran los productos del mar en tus planes?

Puede ser que en un primer momento la pereza invada tu cuerpo y pienses que con una lata de aceitunas o una ración de tus patatas fritas preferidas ya sería suficiente. No lo vamos a negar: es rápido y barato. Pero en Vai de peixe vamos un poco más allá. Créenos, los productos del mar serán tus aliados para preparar un aperitivo sencillo, que no requiera mucho tiempo y que además deje impresionados a tus amigos. ¿A que suena apetecible?

Piénsalo con antelación

No es cuestión de que el lunes tengas que sentarte delante del ordenador para buscar en Google la receta más original. Pero sí que puedes tener en cuenta este aperitivo como una comida más a la hora de planificar tu menú semanal. ¿El jueves cenarás rape? Prepara media ración más y resérvala para una tapa de salpicón. ¿Hay un día en el que comerás merluza? Con un toro más y algunas verduras podrás hacer unas brochetas, que solo deberás rematar con un golpe de sartén o marinar con vinagre y tus especias preferidas. ¡Es solo cuestión de echarle imaginación!

Las conservas son tus amigas

A estas alturas suponemos que ya sabes que en Vai de peixe somos unos apasionados de las conservas de pescado y marisco y por eso no pueden faltar en nuestras propuestas de aperitivo. Si te gustan las tostas, sardinillas y atún junto con pimiento, espárragos, tomate o queso pueden dar lugar a combinaciones muy vistosas. Si tienes una batidora a mano, atrévete a crear tu propio paté, no llevará más de cinco minutos. O personalizar las latas de berberechos o mejillones al natural añadiendo zumo de cítricos o guindilla al líquido que las acompaña. Como ves, las posibilidades son infinitas.

Y si el plan es improvisado, el tiempo no es excusa. Porque, ¿qué hay más rápido que abrir una lata de productos del mar?